Noticias

¿Descentralización y Ordenamiento Territorial?

Dr. Isaías Chang Urriola

Desde la aprobación de la Ley 41 de 1999, Ley General del Ambiente, pasando por la Ley 37 de 2009, que descentraliza la administración pública y la Ley 6 de 2006, se le asignó al municipio las competencias de ordenar el desarrollo de su territorio. Este proceso de transferencia de atribuciones al gobierno local tiene 18 años de haberse iniciado.
En el año 2002, solo el 2% del gasto público total era ejecutado por los municipios, con pocos espacios para la participación ciudadana, así lo indicaba el Informe Nacional de Desarrollo Humano de 2002. El mismo documento es señalada la necesidad de poner en práctica un nuevo paradigma gerencial del Estado. Haciendo clara referencia a la descentralización y el consecuente traspaso de competencias al gobierno más cercano al ciudadano, el gobierno local. Con las reformas constitucionales de 2004, se incorpora el Artículo 233, que le otorga un mandato a la municipalidad para ejercer competencias en la prestación de servicios públicos y en ordenar el desarrollo de su territorio.

En el 2015 se aprueba la Ley 66, de descentralización y la Ley 14 de 2015 que reafirman competencias a los gobiernos locales, pero esta vez con recursos para iniciar un proceso de descentralización.

El proceso de asumir competencias para ordenar el territorio se ha venido ejecutando de forma sistemática y gradual en países de Sur América. En Panamá, la competencia de ordenar el territorio es una atribución de muy reciente data y supeditada al cumplimiento de prerrequisitos de organización institucional, que, debido a la heterogeneidad de los gobiernos locales, el cumplimiento de estos no es tan fácil como parece.

Si bien la constitución le otorgó al municipio la potestad de ordenar el desarrollo de su territorio, no es menos cierto que las normas y reglamentaciones que fueron aprobadas antes del 2014, a nuestro criterio no fortalecieron las capacidades de las municipalidades para cumplir con esta atribución. Se comprende que ordenar el desarrollo de su territorio implica desde un punto de vista técnico: El Ordenamiento Territorial en sus componentes urbanos-rurales, el urbanismo y la gestión del desarrollo de su territorio. La constitución le otorgó esa competencia al municipio. ¿Pero qué es esa cosa llamada ordenamiento territorial? Pues bien, definiciones hay muchas, les propongo ésta: Poner cada cosa en su lugar y cada lugar para una cosa. Demasiado simple, pero en el fondo toca lo real. Pero otra nos dice, que es la forma que nos permite acordar el uso y ocupación del territorio. Una acepción más más amplia es: La Ordenación del Territorio [1] es la proyección en el espacio de las políticas social, ambiental, cultural y económica de una sociedad, cuyas estrategias implican usos y aprovechamientos del suelo (Gómez Orea, 1994). La ley 06 de 2006, define que es un plan distrital, un plan parcial y esquema de ordenamiento territorial. Sin embargo, no define lo que es ordenamiento territorial, en su concepción más pura. Que, bajo un contexto territorial, se tiene que considerar que el territorio es multidimensional, complejo y dinámico. Donde confluyen protagonistas clave que realizan actividades económicas y usan el suelo para fines diversos. Esa confluencia de protagonistas y de usos diversos, desde luego que genera conflictos, mismos que deben ser atendidos desde una perspectiva proactiva y sostenible, es decir planificando el territorio. En ese sentido, nos formulamos una segunda interrogante, ¿A quién corresponde planificar el territorio?

Comprendamos que el Ordenamiento Territorial es una atribución del Estado, que tiene que concitar la participación en insoslayable atención al mandato de la Ley. Y, que su propósito es el de hacer el mejor uso del suelo para el bien general del colectivo social. Debe responder a la política y al modelo económico del país. La expresión final del Ordenamiento Territorial es el plan, que implica la clasificación del suelo, es decir categorizar el suelo en cuánto a usos distintos usos y calificarlo o evaluarlo para asignar su uso específico. Pero no finaliza con esto, sino que empieza un proceso de construcción del modelo territorial consensuado, la ejecución de proyectos estratégicos y su evaluación-seguimiento. Siendo el Ordenamiento Territorial un potente instrumento para determinar que se hace y dónde, de esto se deriva que su administración es vital para gobernar el patrimonio básico del gobierno local que es su territorio. Es una herramienta estratégica, táctica y normativa robusta que da paso a la valiosa oportunidad de propiciar la construcción de la ciudad y el territorio al que se aspira.

Ésta pregunta le abre paso a la siguiente cuestión, ¿Qué se requiere para que el Ordenamiento Territorial avance? Pues bien, empiezo recordando que hace 15 años escribí un artículo en el que planteaba que el Ordenamiento Territorial descansa en la Descentralización. Pero me equivoqué en algo, el Ordenamiento Territorial tardó 15 años esperando a la Descentralización, pese a los esfuerzos realizados en distintas administraciones. Digo esto porque muchos planes se formularon, pero sin gobiernos locales preparados para asumir esa competencia. Mientras, las entidades de gobierno central asumían por defecto las competencias del gobierno local. Ante ese círculo vicioso, transcurrieron 15 años y más si ponemos cronómetro a partir del año 1990. Así entramos a darle una mirada a la Descentralización. En la comprensión que la Descentralización es un proceso mediante el cual es Estado transfiere responsabilidades administrativas, políticas y financieras a los niveles subnacionales de gobierno… (PNUD, 2007). Se constituye en un modelo de gestión del desarrollo, con el objetivo de atender más de cerca al ciudadano. Con la aprobación de la Ley 66 de 2015, se inicia un proceso de descentralización. Por un lado, se trasladan y ratifican competencias a los gobiernos locales y por el otro se les otorgan recursos para que puedan organizarse y cumplir con las tareas que la Ley les demanda.

Para que el gobierno local, asuma la competencia del ordenamiento territorial, se requiere que en su estructura orgánica creen dos entidades. Por una parte, la unidad de Planificación Municipal y por la otra la Junta de Planificación Municipal. Cumplidos estos dos componentes en la organización municipal, el gobierno municipal entra a ejercer pleno derecho de ordenar el desarrollo de su territorio, tal cual lo manda el artículo 233 de la constitución de la República. Cabe advertir que el municipio de Panamá ha cumplido con la creación de éstas dos instancias.

Llegando a este punto, se observa la relación entre la descentralización y el ordenamiento territorial. La descentralización es el resultado de la voluntad política expresada en una norma que le otorga competencias y recursos al municipio. El Ordenamiento Territorial es el instrumento de intervención técnico-participativo que encausa el proceso descentralista. Y, que propicia que el gobierno local administre el suelo, desde unas políticas formuladas para acercar el deber ser, es decir concitar el bien general, en el escenario inteligente. La administración del territorio en un sentido amplio es determinante para institucionalizar el proceso descentralista, porque empodera al gobierno local de su espacio vital. En un sentido más estricto, el gobierno local clasifica y califica el suelo, sobre la base de un conocimiento del territorio. Así, asigna los usos de suelo y modifica su propia propuesta de ordenamiento territorial. Crea una discusión, bien entendida de aquellas cuestiones que provocan ruido entre la iniciativa privada y los ciudadanos, a fin de armonizar el uso y ocupación del territorio. Les asigna costos presupuestarios a los proyectos que el territorio urbano y rural demandan, para construir el futuro compartido. Hace una lectura de las necesidades de los servicios básicos, antes de proceder con iniciativas que analizan la oferta de éstos y desatienden la demanda agregada. Sin embargo, merece la pena reforzar la existencia de una relación casi simbiótica entre la Descentralización y el Ordenamiento Territorial. Mientras la descentralización es un modelo de administración pública, el Ordenamiento es la herramienta técnica-legal que viabiliza el aprehender el territorio municipal, administrarlo y gestionarlo. Siendo el territorio un activo clave para el desarrollo local, esta relación desata las energías acumuladas que todo espacio diferenciado tiene por naturaleza. Desinhibe, la participación, porque su construcción es por naturaleza participativa. Construye ciudad, bajo propósitos advertidos y transparentes, enrumbada por los datos, la información, la geoinformación, la consulta, la discusión y la confrontación constructiva de argumentos. Desde luego, como el ordenamiento territorial es un instrumento cuyo aparato teórico sigue en obras y donde no hay recetas, máxime cuando una de las variables a investigar son las manifestaciones sociales, es de esperar que los resultados tengan algún margen de error, como todo lo que producen los seres humanos.

Antes mencioné, que el Ordenamiento Territorial es una herramienta para gestionar el territorio. Pues bien, una de las cuestiones clave para transitar de la entelequia a la realidad en lo que a este instrumento se refiere, es construir un modelo de gestión. Formular un Plan, es un esfuerzo importante, pero su aprobación, solo marca el fin del principio. El Plan va más allá de un ejercicio de zonificación, los proyectos, los instrumentos económicos y la edificabilidad que atienda al reparto de cargas y beneficios, son los que determinan el principio del Plan. Así el Plan, se escapa de la inmutabilidad, para convertirse en el concitador de cuestiones que rebasan la zonificación o lo cambios de usos de suelo. Gestionar el Plan, es poner al gobierno local en relieve, frente a la innovación urbana, la movilidad, la generación de espacios públicos, la orientación del crecimiento urbano y un complejo entramado de asuntos urbanos y rururbanos. Y, de esta forma asumir un rol de primera línea en las cuestiones del desarrollo territorial, urbano y socioterritorial. Desde luego, el cumplimiento de la disciplina urbanística, que es el hacer lo normado en el plan, es vital. La disciplina en la aplicación del plan, es la puesta en práctica de las normativas de forma taxativa.

La relación Descentralización y Ordenamiento Territorial, es tan vinculante, que la primera sería un ejercicio inacabado sin la puesta en marcha de un programa de ordenamiento territorial y la segunda no tiene razón de ser sin la descentralización. La dependencia es más acentuada cuando referenciamos a los dos en el terreno de lo local. La descentralización como modelo de gerenciamiento de lo local, está diseñada para atender los temas más cercanos a los ciudadanos, el ordenamiento territorial orienta y optimiza las intervenciones.


[1] En España se denomina Ordenación del Territorio, mientras que en países de América Latina se utiliza Ordenamiento Territorial.


 

¿Qué es el Modelo Territorial?

Dr. Isaías Chang Urriola

La puesta en marcha del ordenamiento territorial en la ciudad de Panamá, resulta ser un desafío. La ausencia durante muchos años de instrumentos y de sistemas de planificación funcionales, han generado el complejo escenario actual. En cierta medida, un conjunto de normas desactualizadas ha llenado este vacío, los resultados en la ciudad capital son evidentes. Sumado a lo anterior tenemos, un crecimiento urbano limitado por restricciones naturales e históricas. El complejo escenario actual, debe atenderse con metodologías que abarquen esa complejidad, susceptibles a ser modelizadas. Que transformen la complejidad en propuestas de normativas modernas para regular el uso del territorio y propiciar así, su desarrollo armónico. No es fácil, llenar ese vacío de varias décadas en el que se ha dejado de planificar el crecimiento urbano a nivel local. Más aún cuando los ciudadanos resienten de forma cotidiana los problemas acumulados y derivados de la ausencia de acciones proactivas ante las demandas del desarrollo. Frente a esos retos, los ciudadanos esperan soluciones inmediatas a situaciones que son la consecuencia de la ausencia institucionalizada de previsión del futuro.

La ejecución del ejercicio como Autoridad Urbanística Local en la Municipalidad de Panamá, inicia con la formulación del Plan Parcial de Ordenamiento Territorial del Corregimiento de San Francisco. El Plan Parcial de Ordenamiento Territorial de San Francisco, responde a las aspiraciones de los ciudadanos que demandan la atención a los problemas del incontrolado crecimiento urbano. De esta forma el Plan sugiere la construcción de un conjunto de fases. Con una participación efectiva de los actores locales. Esto cambia la manera de hacer planificación, puesto que no es impositiva y no se construye el instrumento en un laboratorio bajo condiciones ideales que nunca suceden en el mundo real. Una de éstas fases, es el Modelo Territorial (MT). Antes de explicar lo que es el MT, merece la pena precisar los dos conceptos que lo conforman. El primero Modelo, que debe comprenderse como la representación simplificada de la realidad. En nuestro caso es el esfuerzo técnico, participativo y creativo para lograr la simplificación de la propuesta de intervención en la complejidad territorial. El modelo, debe ser simple, pero no trivial. El segundo concepto es lo territorial, que hace referencia a un sistema de capas que lo conforman. Es decir, lo territorial implica, el suelo, los espacios públicos, las infraestructuras y todas las actividades de los agentes económicos, que se manifiestan en un espacio predominantemente urbano, en el caso de San Francisco.

Definidos de manera operacional los conceptos, modelo y territorial, podemos aproximarnos dilucidar lo que es el MT. Para lo que se debe tener presente que el mismo se basa en una fase previa de contenido estratégico y que tiene como elementos constitutivos los siguientes: el prediagnóstico, los escenarios y la estrategia territorial. Se basa en el diagnóstico final, en la capacidad de carga y en la visión de futuro que los ciudadanos tienen del territorio. Estos le dan la orientación al modelo territorial. Esta orientación se nutre de un proceso participativo sistemático, pero a la vez dirigido por el conocimiento técnico-científico.

Lo estratégico implica la construcción de una imagen del territorio, que luego es plasmada en una representación simplificada que denominamos MT. Esta modelización del territorio es la forma como se ha construido de manera consensuada el uso y ocupación del territorio, visto en un horizonte de mediano y largo plazo. Por tal razón el MT, no es un resultado inmediato. La planificación en general y la territorial en particular no está diseñada para la inmediatez. Es decir, no responderá al hoy sino al mañana. No pronostica el pasado, se concentra en construir ahora el futuro posible. Incorpora los proyectos estratégicos, que construyen progresivamente el MT por su impacto determinante en áreas, flujos, economía urbana-regional, formas, diseños, tipologías, aglomeración y conectividad. Le dan forma gradual en su escala al modelo consensuado. Integra los usos de suelo a un nivel muy general, y no entra a visualizar las manzanas o lotes en cuanto a calificación del suelo. Responde así a su naturaleza de modelo, donde se simplifica el proyecto de futuro del territorio. El modelo territorial no es detallado en lo concerniente a las entidades geoespaciales que representa, pero no pueda caer en una simplificación insustancial, que descarte toda posibilidad de comprensión de áreas, líneas y polígonos.

El Modelo Territorial consensuado, es el primer nivel de clasificación del suelo, así como del ambiente urbano al que se aspira. Muy a grosso modo, identifica los usos en grandes zonas. Se conecta con su entorno regional, para contextualizar su función, emplazamiento y conectividad con otras unidades regionales. No debe ser construido como un universo isla, sino como parte de una red de nodos urbanos que interactúan y crean valor a través de sus agentes económicos.

El MT se escapa de la abstracción en la medida que se le vincula con dos pilares. El primero, los proyectos que son el corazón del desarrollo y que toda administración tendrá que concitar en el espacio quinquenal de su ejercicio. Mientras que el segundo, lo constituyen las normas urbanísticas que regulan el aprovechamiento, uso y disfrute del suelo. Desde luego, complementado con una obligante disciplina urbanística que no es otra cosa que aplicar las normas. En adición, propician la consolidación del modelo, las políticas y los instrumentos de gestión urbana.

Si lo vemos desde la perspectiva de la sostenibilidad ambiental el modelo territorial incorporando este componente, facilitará la viabilidad de los proyectos estratégicos, el uso del suelo y reduce la fricción en su aceptación social. En el plano social, siendo el modelo territorial la visión compartida de los actores locales de los diversos sectores se deduce que se ha logrado un consenso en lo concerniente a metas, objetivo y fines. Desde lo que dicta el componente económico, debemos comprender que el territorio es un depósito de energías, que deben emplearse racionalmente para generar riqueza. Es un organismo vivo, que no puede detener su metabolismo, so pena de atentar contra su propia existencia.

El territorio y su planificación no es una símil ni metáforas. Es ante todo real, con sus desafíos, asimetrías socioterritoriales, fortalezas y debilidades. Simplificarlo a través de un Modelo Territorial es una forma positiva de construir desde ahora el futuro al que aspiramos. Es el primer consenso al que se llega en el proceso de construcción del Plan Parcial de Ordenamiento Territorial, del cual se derivarán a más detalle las normas urbanísticas y en suma el propio Plan. Y, en el que decidimos desde lo local, la forma como se organizará el espacio vital para la realización de las actividades económicas, sociales y de generación de calidad de vida.

Primer Taller de la Fase III: “Plan Local: Zonificación y Normas

Un largo proceso de construcción colectiva empezado hace 13 meses fue entregando insumos para poder determinar este primer acercamiento a la zonificación de todo el distrito de Panamá.

Dada la complejidad de esta etapa se han programado tres talleres que serán ejecutados por sectores norte, este y sur.

El primer taller se realizó el 14 de marzo en el sector Norte, el 15 de marzo en el sector Este ambos de 5 a 8.30 pm y el 16 de marzo de 9 a 12.30 en el sector Sur.

El objetivo general de los tres talleres es “Consensuar la propuesta de zonificación del Diseño Urbano del Distrito de Panamá”. El objetivo específico de este primer taller fue “Presentar y recibir aportes del nivel de zonificación primaria: Tipo de uso de suelo y zonificación secundaria a nivel de categorías por uso de suelo”.
En el sector Norte se contó con 20 participantes representantes de Las Cumbres, Villa Zaita, el Lago, Junta Comunal, empresas y promotores. En el sector Este participaron 13, grupo pequeño pero muy representativo de diferentes sectores ciudadanos, Comité Técnico, ONG, Junta Comunal y Junta de Planificación. En el sector Sur estuvieron 26 participantes con una mayoría ciudadana de 21 representantes de las zonas de Obarrio, Bellavista, Betania, Clayton, Condado del Rey, El Cangrejo, Linda Vista, Parque Lefevré, Altos del Chase, más la Red Ciudadana, Cámara de Comercio, MIVIOT y la empresa SUCASA. Un total de 58 representantes de la ciudadanía, Comité Técnico, Juntas Comunales y empresarios.

Luego de una exposición que presentó la propuesta como resultado de la producción colectiva anterior, las personas participantes trabajaron en Mesas con una Matriz y dos mapas donde se identificaba la ubicación de los tipos de suelo y sus respectivas categorías o subtipos al interior de cada tipo de suelo. El trabajo de mesas tenía como objetivo el validar presentando su acuerdo total o con observaciones o su desacuerdo con la alternativa. En todo este proceso las mesas contaron con el apoyo de un especialista del Consorcio con la misión de responder preguntas, aclarar dudas y facilitar el proceso asegurando comprensión, análisis y aportes.

El aporte de las personas participantes en este primer taller fue muy significativo. En principio ninguna mesa estuvo en total desacuerdo con lo presentado. Las respuestas de total acuerdo fueron casi unánimes con los tipos de suelos y categorías del suelo rural. Con respecto a los suelos de protección, urbano y urbanizable también estuvieron de acuerdo con observaciones que señalaban entre otros, una zonificación especial para el Lago Las cumbres como una extensión del Cerro Peñón, incluir corredor biológico que una Tapagra con Río Pacora, espacios abiertos y equipamiento para este y norte, eliminar EOTs en zonas cercanas a manglares, considerar parque lineal en la zona de Los Mares, Alameda, área recreativa/ ciclovías hasta Los Andes, incluir deslizamientos como riesgo, etc.

El proceso de análisis de la zonificación continúa con nuevos talleres para los tres sectores del 19 al 21 de marzo, 2019.

Taller de Validación del Modelo Territorial Consensuado, Comité Técnico Ampliado

El 14 de febrero de 2019 se realizó en el Hotel Continental la presentación del Modelo Territorial a representantes de organizaciones que forman parte del Comité Técnico Ampliado.

Alrededor de 40 participantes provenientes de organizaciones públicas como SINAPROC, MICI, MINSA, IDAAN, BOMBEROS, MIPE, AAUD, ACP, INEC, INAC, ATP, organizaciones privadas como la fundación TECHO, SUCASA, Ciudad del Saber, Aeropuerto Internacional de Tocumen, CCIAP, George Tech, universidades como Universidad de Panamá Y USMA, se sumaron a representantes de la Asamblea Nacional, a la Junta Comunal Bellavista, a la candidata suplente independiente por Bellavista y a las diferentes direcciones de la Municipalidad de Panamá, para validar el MODELO TERRITORIAL del distrito de Panamá.

Este modelo, presentado en esta ocasión, recogió los aportes brindados por la ciudadanía y miembros del Comité Técnico en el Taller del 7 de febrero.

La Alcaldesa encargada Lic. Raisa Banfield dio la bienvenida agradeciendo a las personas su participación en la tarea de hacer del distrito de Panamá un espacio con calidad de vida.

Los arquitectos urbanistas del consorcio, Alvaro Uribe, Daniel Rubio y Ariel Espino se encargaron de presentar el Modelo territorial. El primero presentó fotos del distrito que mostraban el Modelo actual: monocéntrico, invasora, con problemas de servicios y conectividad. Daniel Rubio planteó los conceptos que llevaron a la definición de un nuevo Modelo Territorial y Ariel Espino presentó el Modelo en si mismo.

Luego de dos rondas de preguntas donde las personas presentes pidieron aclaraciones y presentaron sugerencias se avaló el modelo presentado que busca: tener áreas protegidas y áreas de transición, contener la huella urbana, definir nuevas y más centralidades y privilegiar la conectividad multimodal.

Finalmente las personas presentes plantearon la necesidad de afianzar la institucionalidad de la Alcaldía para la implementación del Plan de manera articulada.

Quinto Taller participativo del Plan Distrital de Panamá: Hacia el Modelo Territorial Consensuado

El 7 de febrero 2019, representantes de cada una de la Zonas Homogéneas, sedes norte, sur y este junto con representantes de gremios y entidades públicas que sumaban 99 personas en total participaron de un Taller para conocer, analizar y aportar al Modelo Territorial del Distrito de Panamá.
Este taller se realizó en el salón Azul del Hotel Continental desde las 5.00pm a 9.00 pm y tuvo como objetivos específicos:

      •  Presentar la propuesta del Modelo Territorial del distrito de Panamá para el conocimiento y análisis de los participantes.

      •  Recoger los aportes de los participantes que enriquezcan el MT en el marco de los principios políticos y estratégicos del Pacto local territorial y las políticas locales acordados en conjunto.

El Modelo Territorial por consensuar es un paso más en el proceso de construcción del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito de Panamá. El Modelo Territorial busca aplicar en el territorio las estrategias recogidas en el Plan Estratégico de acuerdo a los principios políticos y los acuerdos recogidos en el Pacto local, instrumentos todos que fueron trabajados en procesos participativos de construcción colectiva. Por eso el Modelo Territorial es la imagen deseable como debería organizarse el territorio tomando en cuenta la disponibilidad de recursos ambientales, humanos, financieros y tecnológicos.

La agenda básicamente se estructuró en dos grandes momentos:

    * La presentación de la propuesta del Modelo Territorial a través de una exposición didáctica realizada por el Consorcio en la persona del Arquitecto Ariel Espino con la ayuda de un PPT didáctico con imágenes que facilitaban la comprensión del Modelo y sobre todo el por qué de las propuestas. (exposición que puede encontrarse en la web plandistritalpanama.com)

    * Trabajo de mesas para el análisis de la propuesta con la ayuda de una matriz y tres mapas para visualizar los principales elementos del Modelo Territorial propuesto. Las personas participantes se organizaron en 9 mesas cada una de las cuales contaba con la ayuda de un especialista del Consorcio con la misión de responder preguntas y aclarar dudas.

Un resumen de los contenidos de la propuesta presentada y analizada en las 9 mesas fueron:

   1. Ampliar la actual área de protección ambiental hacia los piedemonte, macizos rocosos.

   2. Crear una zona de transición conformada por actuales y potenciales suelos rurales.

   3. Contener la huella urbana definiendo un límite urbano que posibilite planificar el futuro de la ciudad. Permitiendo expandir hasta dicho límite la futura huella urbana, mediante procesos de: (i) regeneración urbana de barrios centrales de la ciudad, (ii) recuperación de suelos intraurbanos cuya actividad es incompatible o molesta (zonas industriales) para generar vivienda, equipamientos y espacios de ocio, (iii) utilizar espacios vacantes y lotes baldíos existentes en la actualidad.

   4. Pasar de la actual ciudad monocéntrica a una ciudad policéntrica donde converjan actividades económicas, redes de conectividad y transporte público, equipamientos y servicios.

   5. Optar por un modelo de conectividad que i)amplíe opciones de movilidad no motorizada; ii)mejorar conexiones entre corredores norte y sur; iii)facilitar el intercambio intermodal en las estaciones del Metro.

Es importante anotar que en todas las mesas hubo aceptación de los elementos del Modelo Territorial propuesto, presentando en todas observaciones que la enriquecen y que serán recogidas por el Consorcio en la versión final del Modelo Territorial Consensuado

Taller de Presentación del Plan Estratégico Distrital, Comité Técnico Ampliado

Con asistencia de 70 representantes que conforman el denominado Comité Técnico Ampliado, compuesto por miembros de instituciones públicas, gremios profesionales y organizaciones empresariales, asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales, universidades, líderes comunitarios y representantes de corregimiento,  el 17 de enero de 2019 se realizó el “Taller de presentación del Plan Estratégico Distrital (PED)”.

El Doctor Daniel Rubio y el Arquitecto Ariel Espino fueron los encargados por parte del consorcio, de presentar los principales resultados del Plan Estratégico Distrital, compuesto por el prediagnóstico; la prospectiva de escenarios; el sistema de espacios abiertos; los objetivos y acciones estratégicas; las políticas públicas y el pacto local.

Tras la exposición de todos los contenidos, se dispuso un tiempo para recibir los comentarios y las preguntas de los asistentes, y responder las dudas principales.

A partir del 28 de enero todo el contenido del PED (los cuatro tomos que la componen) estarán disponibles en esta página web para su revisión y se abre un período de dos semanas para que los asistentes envíen sus observaciones. Estas serán revisadas por el equipo técnico del consorcio y tras la incorporación de aquellas que se consideren pertinentes, se concluirá la construcción colectiva del Plan Estratégico Distrital (PED).

Descargar presentación

Firma del Pacto Local Territorial del Distrito Panamá

El día 5 de diciembre, el Alcalde del Municipio de Panamá, José Isabel Blandón, junto con las fuerzas vivas del distrito firmaron el “Pacto Local Territorial del Distrito Panamá”, que apoya la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito.

El Pacto Local es un acuerdo en torno a los principios y líneas de actuación que deben guiar la elaboración del Plan. En varios talleres de trabajo, organizaciones de distinta índole, la Dirección de Planificación Urbana del municipio y sus consultores, han ido redactando este documento que recoge el consenso de la comunidad capitalina sobre el tipo de ciudad que queremos, y que esperamos legar a las futuras generaciones.

En este esfuerzo de redacción del Pacto Local han participado asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales; gremios profesionales y organizaciones empresariales; universidades; sindicatos; partidos políticos; líderes comunitarios; y representantes de corregimiento. De este modo a través de un amplio proceso de construcción colectiva que se inició en agosto 2018, se construyó el documento de Pacto Local que guiará la construcción participativa de un Plan de Ordenamiento Territorial del distrito de Panamá que respete el medio ambiente, sea inclusiva, que potencia su desarrollo económico y brinde a las personas en toda su diversidad una ciudad con calidad humana.

A través de la construcción del Pacto los protagonistas claves se han empoderado de las directrices que orientarán la construcción participativa del POT y a la par se construya desde abajo una visión de lo que aspiramos para nuestra ciudad y su territorio.  El Pacto, tiene la pretensión de construir un paradigma para la planificación que permita superar las limitaciones temporales a las que ha estado sometida y que impide el desarrollo de propuestas de largo plazo.

El deseo de los participantes es que este documento sirva de guía y compromiso para la planificación del distrito capital, y que dé estabilidad al proceso en el contexto de los cambios inevitables de administración en la alcaldía, el consejo municipal y el gobierno central.  La planificación de la principal ciudad del país requiere una visión a largo plazo que no dependa de los ciclos políticos, y que garantice una serie de esfuerzos sostenidos en el tiempo.  El Pacto Local pretende contribuir con este objetivo.

EL PACTO LOCAL: CIUDADANÍA UNIDA POR UNA CIUDAD MÁS HUMANA

Para descargar el documento completo del Pacto Local presione AQUÍ 

El 20 de septiembre 2018 se inició el trabajó de validación del documento de Pacto Local cuya construcción colectivamente se inició el 8 de agosto del año en curso.
Representantes de cuatro categorías de organizaciones: i) ambientales, universidades, asociaciones civiles, sindicatos; ii) partidos políticos; iii) gremios empresariales, profesionales, inversionistas y iv) representantes de Juntas de Corregimientos y Junta de Planificación Municipal; se reunieron en sendos talleres los días 8, 9 y 10 para analizar un borrador de documento que definía la voluntad de “hacer una importante contribución a la convivencia segura, saludable, sostenible y digna como guía ética y estratégica del desarrollo local”

Este borrador recogía los principios y lineamientos para el diseño del Plan de Ordenamiento Territorial que el Municipio viene desarrollando también en un proceso ampliamente participativo.

En cada uno de estos talleres las personas participantes trabajaron en grupos analizando cada principio y lineamiento para presentar comentarios y aportes. Tanto para los participantes como para aquellos que por diversas circunstancias no pudieron llegar se amplió la recepción de comentarios y aportes hasta el 15 de agosto.

El trabajo de grupos así como los aportes recibidos en el lapso acordado fueron sistematizados en un cuadro y recogidos en un segundo borrador, los cuales fueron enviados a todas las organizaciones independientemente que hayan llegado o no a los talleres anteriores el 23 y 24 de agosto.

Con el envío del segundo borrador se les preguntó también si su organización estaría dispuesta a firmar el documento del Pacto Local, qué cambios considerarían que deberían aún realizarse para que lo firmen y quién lo firmaría. De esta manera el segundo borrador también entraba en evaluación por cada una de las organizaciones de la sociedad civil convocadas.

La mayoría de las organizaciones dieron como respuesta su total acuerdo a este segundo borrador, algunas todavía propusieron algunos cambios los cuales han sido incorporados y validados en la reunión del 20 de septiembre.

De este modo a través de un amplio proceso de consulta se está construyendo un documento de Pacto Local que guiará la construcción participativa de un Plan de Ordenamiento Territorial del distrito de Panamá que respete el medio ambiente, sea inclusiva, que potencia su desarrollo económico y brinde a las personas en toda su diversidad una ciudad con calidad humana.  El Pacto de igual manera pretende que estos protagonistas claves se empoderen de las directrices que orientarán la construcción participativa del POT y a la par se construya desde abajo una visión de lo que aspiramos.

Cuarto Taller participativo del Plan Distrital de Panamá: Definición de las Políticas del Distrito

Cumpliendo con el proceso de diseño colectivo del Plan de Ordenamiento Territorial del distrito de Panamá, del 20 de agosto al 4 de septiembre se dieron  entrevistas y jornadas de fortalecimiento de capacidades en el conocimiento y manejo de políticas locales territoriales y de análisis y construcción a partir del diagnóstico realizado.El 3 y 4 de septiembre se realizó el taller de Políticas Locales Territoriales con la participación del Comité Técnico Interinstitucional y directores de la Alcaldía.

En este taller se trabajaron las seis estrategias definidas a partir del diagnóstico realizado, tres el primer día y tres el segundo:
1. Competitividad y diversidad económica
2. Movilidad Urbana inclusiva y eficiente
3. Desarrollo Urbano sostenible e incluyente
4. Ambiente: Sostenibilidad, resiliencia y adaptación al cambio.
5. Calidad de Vida Urbana: espacios y equipamientos públicos
6. Infraestructuras básica, sostenibles y resilientes

Los grupos trabajaron los temas haciendo un análisis de las debilidades y amenazas encontradas en el diagnóstico, los lineamientos políticos subsecuentes y a partir de ello analizaron las causas y elementos de la persistencia de las debilidades identificadas para señalar las posibles soluciones basadas en herramientas e instrumentos, cambios, normativas, gestión, etc.

Este proceso permitió cumplir con el objetivo que las personas participantes aportaran a la construcción de la Políticas Locales Territoriales a través de identificar los retos y posibles soluciones de las estrategias definidas.
El trabajo colectivo realizado contribuye al trabajo que el Consorcio y la alcaldía viene realizando para dotar al distrito de un Plan de ordenamiento Territorial que contribuya a la calidad de vida de las personas.

Una visión de futuro para el distrito de Panamá

Vídeo presentado en el tercer taller participativo: "Construcción de Ciudad" llevado a cabo el 05 de Julio del 2018.

12